El cante del Kaiser

Ser bigardo y sacar la pelota con gracia desde la cueva activa algún mecanismo en el cerebro de los alemanes que les hace creerse invencibles. Es el mismo cruce de cables que llevó a Michael Ballack a cortar Extremadura a 211 kilómetros por hora en su berlina y el que animó a Franz Beckenbauer a sentirse crooner. A la ocurrencia la llamó ‘Gute freunde kann niemand trennen’ y resultó tan incomprensible como el título.

1966. Nancy Sinatra se inventaba una coreografía lánguida en botas y los Beatles promocionaban ‘Paperback writer’ jugueteando con trozos de carne cruda y muñecos decapitados. Los tiempos estaban cambiando, pero el Kaiser iba a lo suyo. A anunciar lotería en la televisión estatal con el tupé repeinado y cara de no haber roto nunca un plato. A arquear la ceja con ese gesto magistral que haría ricos a David Summers y a Carlo Ancelotti.

Que la figura de Franz era magnética lo demuestra que el vídeo funciona a pesar de las evidentes contradicciones. ¿Cómo se puede cantar a la amistad pura cuando lo que hay es un coro de palmeros riéndole la gracia al jefe? Quizá porque esto es fútbol.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.