Toñín y Tomás en la nave del misterio

ouija

España siempre ha sido sobrenatural, desde los altos del barrio de Salamanca hasta el último mesón en Entrevías. Aquí gusta la fantaciencia y lo desconocido de siempre, casi tanto como dar voces sin ton ni son y de sol a sol. Tomás Roncero y Toñín el Torero, la delantera mágica, viven para recordarnos en qué clase de país vivimos. Esto y que el espíritu de Juanito es la única persona del fútbol con más mensajes en el móvil que Jorge Mendes. Aunque la última invocación ha superado cualquier límite.

El vídeo es tremendo pero el artículo, lo que nos entrega la redactora en su artículo y lo digo sin pizca de ironía, es una obra de arte del storytelling la que solo puedo reproducir el párrafo más emocionante. Leanlo pensando en Tomás y Toñín como dos goonies nerviosetes porque llega el derbi y algo hay que hacer con esos indios y entonces acaban de comprarse la tabla que habla. TIENEN LA SOLUCIÓN-

“Venga, no tengáis miedo. Vamos a ello. Tenemos que hacerlo. Por el Madrid. Por Juanito. Porque hay que remontarle al Atleti”. Toñín toma la batuta. Él dirigirá la mesa. Él hará las preguntas. Él hablará con Juanito si logran que se manifieste. Se sientan y Tomás coge un pequeño retrato del altar y lo posa sobre la ouija: “Así lo tendremos más cerca”. Lo besa: “Ya está. Podemos empezar”.

Por cerrar el texto en la misma línea bufa y tremenda que el As, ¿qué será lo siguiente? Desenterrar un muñeco de Juanito, a lo reconstrucción tremenda de Cuarto Milenio, solo por las risas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.