Levántate y canta: Glad all over

Los noventa trajeron cambios al fútbol inglés aunque los tiempos nuevos, tiempos salvajes no pudieron con todo. Algunas costumbres siguen indestructibles ahí, como una mariposa atrapada en ámbar. Os quitaremos la pinta postpartido y comeréis pechuga de pollo cada noche, pero a cambio podréis vestir ropa deportiva de mierda hasta el final de los tiempos. Creo que el trato con los futbolistas fue más o menos así.

Los hinchas somos más cabezones. Por ejemplo los de Selhurst Park, donde se canta el mismo éxito de la radio cada vez que el Crystal Palace sale a hacer lo suyo desde 1964. Pasó que Dave Clark Five arrasaron en todo el mundo con ‘Glad All Over’ y el Palace, con objetivos más modestos en Tercera División, adoptó el éxito como himno. Porque el infrafútbol siempre será más llevadero con canciones en las suenen saxofones y palmitas acompasadas.

¿Imaginaban aquellos sufridores que la broma perduraría? ¿Soñaron con ver al equipo cantar en televisión como finalistas de Copa? ¿Que lo entonasen los cinco negros que había en la plantilla? No, pero seguramente habrían adivinado el resultado: palmar 1-0 en la repetición contra el Manchester United para jamás volver. Mariposas y ámbar.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.