Sabrina

Berlusconi acababa de comprar un Milan despeñado y Sabrina Salerno, que ya mostraba sus cartas como pin-up en un concurso delirante que emitía la tele de Silvio, lucía palmito con la camiseta del equipo. Ser milanista hoy en día es una mierda pero siempre pueden recordar febrero del 86 y pensar que está a punto de comenzar…

Seguir leyendo

El Artemio Franchi en blanco y negro

La Fiorentina se compró un pisito para toda la vida en 1932. Desde entonces resulta complicado ver decentemente el fútbol desde la curva Fiesole pero imposible no entregarse a la seducción de un campo mítico. La imponente torre Maratona, metros de fascismo entreverando el cemento armado, pero también el buen juicio de Sócrates y Prandelli…

Seguir leyendo