Menú Cerrar

Categoría: tonadas (página 1 de 7)

Renato Dall’Ara, de Los Campesinos!

“El Renato Dall’Ara es un estadio en Bolonia, donde David Platt marcó el gol ganador en la prórroga contra Bélgica en Italia 90. Italia 90 fue un buen torneo para Inglaterra, cargado de heroicidades. Dos años más tarde  Inglaterra se enfrentó a San Marino en el mismo estadio (siendo San Marino una de las naciones más humildes del fútbol) e Inglaterra se puso por detrás como a los 17 segundos o algo así; se pusieron 1-0 abajo en un partido que necesitaban ganar. Está canción va de reírnos de nosotros mismos y nuestro apogeo de 2008 y como nueve años después seguimos renqueando. Así que Renato Dall’Ara es una analogía de nuestros altos y bajos”, Gareth David, cantante de Los Campesinos!

Punk francés y cromos de fútbol

justine

Desde Nantes, un discazo de punk con la mejor portada futbolera de la historia. De nada.

Las cantadas de Radenkovic

329_Radi_König_cf.0917698d

Bailar mucho y cantar poco, así era el estilo de Petar Radenkovic sobre el campo. Fuera del terreno de juego le gustaba comportarse justamente al contrario. El mejor portero en la historia del 1860 de Múnich fue algo más que eso: un pionero del juego con los pies sobre el verde y un intérprete más valiente si cabe sobre el escenario. Como un Neuer que además partiera tarima. Su ‘Bin I Radi, bin I König’, rompepistas en 1965, atestigua su insólita faceta de crooner. Porque si era el puto amo dentro por qué no iba a serlo fuera…

Leer más

Lotopegui, el musical

Cuando fútbol, lingüística y Broadway saltan al terreno de juego en un mismo tridente loco no hay quien los pare. Mientras yo me desmayo de la risa podéis consultar las claves del affaire Lopetegui-Jorge Jesús aquí.

Haters del Bayern

b

Lo mismo que existe el Leicester o el Ajax, hay clubes con una facilidad natural para caer antipáticos. Está esa Juve fichando de 9 a 5 para destrozar rivales en una cadena de montaje eterna y está el Bayern, la delegación alemana de este club Profiden. Competir contra el Bayern en Alemania equivale a  ser rumiado. El bicho te huele, te atrapa, te deja asomarte a su garganta colgado de la mochila por un colmillo y finalmente te traga. Como una araña negrísima y hambrienta de jugo en la digestión se queda con tus mejores jugadores. Como una mala bestia africana, esconde un cuarto estómago para masticarte a conciencia. Esto, claro, no sienta bien al resto.

Leer más