Antonio Agredano, que es poeta y sabe, me envía estos vídeos que vienen a corroborar lo que ya sabíamos: los mejores años del fútbol húngaro no regresarán jamás.