Sabrina

ss

Berlusconi acababa de comprar un Milan despeñado y Sabrina Salerno, que ya mostraba sus cartas como pin-up en un concurso delirante que emitía la tele de Silvio, lucía palmito con la camiseta del equipo. Ser milanista hoy en día es una mierda pero siempre pueden recordar febrero del 86 y pensar que está a punto de comenzar algo bueno.

Foto: Atlante Illustrato del Calcio 80.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.