Haters del Bayern

b

Hay clubes con facilidad natural para hacer enemigos. Pienso en el Real Madrid o en la Juventus manejando orgullosos la grúa mientras señalan con satisfacción la montaña de coches que han ido desguazando durante una vida de machaque sistemático al enemigo. Pienso en el Valencia ardiendo en Mestalla y también en el Bayern, la delegación alemana de este club Profiden. Competir contra esta gente en Alemania equivale a ser rumiado. El bicho percibe tu olor y antes de que te des cuenta ya estás asomado al negrísimo panorama de sus fauces. Eras un equipo y ahora eres desayuno. El Bayern es una araña y su voluntad de ganar un jugo gástrico inevitable para el resto. Son una mala bestia con cuarto estómago para digerirte a conciencia. Y esto, claro, no sienta bien al resto.

Die Toten Hosen, cromos centrales del punk alemán, siempre con la bufanda del Fortuna Düseldorf amarrada al cuello, pusieron voz a los avasallados. Inventaron un himno para cantarle las cuarenta al mejor club de Alemania. “Aunque fuera un crack y me quisiese el Madrid, nunca iría al Bayern. Aunque Alex Ferguson quisiera ficharme, nunca iría al Bayern. Pueden pasar muchas cosas, pero estoy seguro al 100% de que nunca en la vida iría al Bayern.”, canta el mítico Campino. No se puede decir más alto, ahí están las guitarras y el coro adhesivo, ni tampoco más claro.
 Los Hosen juegan en campos de tierra, natural que odien al Bayern.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.