Ese pedazo de restaurador ilicitano y optimista…

Gracias por la foto, Leonor.