De vez en cuando los clubes de fútbol se despistan y sueltan un ramalazo de buen gusto. Como el Espanyol con el cartel para el homenaje al gran Lauridsen.