De como Maikon Leite, el chaval del Palmeiras, acabó en la basura cuando los que deberían haber acabado allí deberían haber sido sus padres a la hora del bautizo.