El cafre es Roy Keane y el chaval es Danny Wellbeck. El vacile es épico.