Videojuegos de fútbol, eterna base de datos para parabólicos mendrugos y ahora avanzadilla de la revolución gay.