Y más tarde, Kirk Bradley, se fue a su casa a asar manteca.

Vía: Dirty Tackle