Y José Luis Sáez puso la guinda a un domingo de pelotas.