Conocía Onda Cero, la Onda Vaselina y que onda loco! pero jamás había oido hablar de la hora catalana. Otro éxito de la gestión Rosell