El culebrón de Cesc escapando de su secuestro londinense es pa los niñoooos*

(*entónese el final de la frase como lo haría el Señor Barragán)