Un cromo romano

Lilli Caratti, indispensable en la comedia erótica a la italiana, sacándole el mayor partido posible al merchandising setentero de la Roma. Porque de triatletas del banco, goleadores imberbes y deudores de Murnau vamos sobrados pero en Roma, donde lo de mamar es cosa legendaria, se echan de menos estos cromos.

Un comentario Añade el tuyo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.