Marca ha comenzado a recordar la hazaña africana de la antes conocida como la selección y le han preguntado por lo suyo al Látigo Serrano. Y lo del último superviviente no es el fútbol es El Robo. Así, con mayúsculas.

Ojo que merece la pena ya desde el titular. Cualquiera no tiene la sensibilidad para llorar un Casio G-Shock molón en un párrafo y las tres líneas, con la misma intensidad, que un compañero haya salido ileso del trance. Primero el reloj, eso sí.

Y el remate, iluminado y genial. “Soy el hombre del día, aunque me han dejado con lo puesto. Acabo hasta el gorro de los malditos periodistas” Y nosotros Látigo