Cuando hay comunión entre equipo y afición es precioso. Cuando solo comulga Neuer más.