Ya lo dijo Perogrullo, el fútbol son ciclos. Así, más de un lustro después apareció el relevo natural del Pato Sosa. Igual de rubio, igual de pegón e igual de fino con la pelota. Vladimir “más Vladimir que nunca como te queremos Vladimir” Kitschko.