El Marca bordándolo en la especialidad de moda, el periodismo arbitral. Pero la culpa es de la UEFA por poner a un árbitro maniático. Fíjense que De Bleeckere tiene por costumbre aplicar el reglamento con firmeza y atender solo a los capitanes. Un provocador…