Hace muchos años, cuando los parabólicos aun no abarrotaban la tierra, podrías volverte a casa sin saber a quien habías ganado gracias a la vivacidad de tu fútbol.

La historia me la sopló mi colega Pol Gustems, del blog matriz.