La columna de cotilleo futbolístico de la BBC es una delicia hasta cuando se equivocan con el teclado.