Partido muy en la filosofía del Schalke. Una mierda. Aun así la torpeza con la que se despacharon los red devils sobre el pixelado tapete, alguna mano de un Lehmann aun héroe de la parroquia azul y un golazo de Youri Mulder sirvieron para acompañar la ingesta insana de cerveza con una sonrisa.