Mientras el Madrid decidía como meterle mano al choque, si aplicando la ilustrada pizarra de Jorge Valdano, el lasazo o la inesperada dupla (en lo cultural) Butragueño-Zamorano, llegaron dos pepinos de Romario y a dormir. Ni siquiera tuvo que concursar Iván Iglesias (?)