Periodismo arbitral, ese hijo imbécil de la pluma que en Marca es el pan nuestro de cada día. Trencillas, milagros, solícitos admiradores y hostias. Da para un sainete.