Echo de menos cuando los entrenadores vestían chándal, cuando no eran estrellas del rock deslenguadas y arteras y aun más cuando no les dábamos un megáfono para que se entretuvieran. 10 generalistas 10 llegaron al kiosko con la murguita de Pep y Mou por bandera. Y perdón por la ristra…