Esto de que los futbolistas ya no canten es una lacra que habría que erradicar. Basta escuchar a Norbert Nigbur, leyenda del Schalke y claro precursor estilístico de nuestro Yoyas, para entenderlo.