Relajarse leyendo el Sport es imposible, a la mínima te estampan en la cara sus cositas. Claro que no es nuevo, ni mucho menos.