Hasta en siete páginas del diario periférico favorito aparece el centrocampista con la pelota en la mano, así que ya que se empeñan vamos a hablar de, redoble como si fuese a aparecer la Piedra Rosetta, el balón de Xavi.

O mejor, dejar que hablen ellos mismos. Qué verbo…