De como inventarse una mamarrachada colectiva a la altura de la catapulta infernal. Y de como tener tan mal karma como para ser incapaz de acertarle al culo de un inglés a tres metros.