Es viejo pero me entero ahora de esta barrabasada. Felipe Álvarez, un mendrugo que se tatuó la camiseta del Atlético Nacional de Medellín y el 2 del balasiado Pablo Escobar en su cuerpo serrano.

Como decía aquella sección del Diez Minutos, para llorar.