¿Horizontal o vertical? Cuando he leído en Marca que Morata ya mide como Adenabor me he emocionado. La última esperanza blanca en La Fábrica. Pero la cosa me ha durado hasta que he advertido el preciso antetítulo.

Pues oye es una alegrón para la familia madridista. Yo ya imagino al tío Eduardo pellízcándole los mofletes del bigardo al grito de ¡Ay como ha crecido!