De todas las tonadas mundialistas paridas fuera del espectro sudamericano mi favorita es esta. Ese crooner otoñal, ese atrezzo colonial, esa testosterona a borbotones, esa luz mortecina sobre el germánico plantel incluido Toni Schumacher a la trompeta…