Descubrimos en las páginas de fotonovela del Sport que Irina Shayk es tan repelente como su novio. “Yo paso, a mi lo que me mola es comer codillo” declaró el astro luso ante el estupor general.