La República Chicha

La República Checa, esa legión de fontaneros y jebis de barrio, aquel cuadro que no arreglaría ni Ramiro. Eran los chichos no los checos y se perderían en el filo de unas tijeras, donde las maquinillas eléctricas acumulan lo cortado o bajo un sillón giratorio pero el caso es que se fueron para no volver.

Un comentario Añade el tuyo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.