Ni de Killing Joke ni hostias, si alguna vez me decidiera volverme siniestro pasearía palmito con una camiseta del Praviano de Pravia. Esos cuervos buenos.