Ese fútbol con aditivos

¿No pensarían que Pisalo! iba a meterse las manos en los bolsillos y pasar silbando como un imbécil ante el esperemos que productivo debate sobre el dopaje en el fútbol español? La etílica camiseta del Stuttgarter Kickers demuestra que aquí todos fueron cocineros antes que frailes.

Y un inciso que cierra el círculo. Robert Prosinecki jugó en las inferiores del Kickers. Nada más señoría.

Un comentario Añade el tuyo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.