Cagaditas: el extremo (casi) perfecto

Y el fútbol actual huérfano de extremos…