Como sigan habilitando cámaras hasta en el último rincón de los estadios un día vamos a tener una desgracia. Diplomática digo. Vean por ejemplo a Gary Neville jurando en hebreo tras un fallito del compañero Rooney en el Chelsea-Manchester United de ayer.

Visto en The Spoiler