Toda la vida mojando la cama pensando en la competición deportiva definitiva, una en la que los cromos tuvieran que demostrar condiciones en cualquier disciplina imaginable y resulta que ya existía. Se tituló Superstars, lo emitía la ABC en los 70 y medía las habilidades de un puñado de atletas en pruebas como tenis, golf, natación, halterofilia, bolos, cien metros con y sin vallas, ciclismo, carrera de obstáculos o béisbol.

A todo poder, con sus presentadores repeinados en americana azul, si ganabas te daban la pasta y un terrenito en Rotunda, Florida. Tal cual.

El caso es que el efebo del comercial se llama Kyle Rote, Jr, fue estrella del soccer elemental y ganó el magistral invento nada menos que tres veces. ¿Cómo se quedan? Imagino que bocas.