Dos de Lineker y otro del retoño de Quasimodo que optó por el fútbol, Peter Beardsley. Paraguay tuvo que hacer las maletas en octavos del Mundial 86. No estuvo mal, ojo, teniendo en cuenta que hacía 28 años que estos amigos del pressing no cataban cita mundialista.

El caso es que con los billetes a México en la mano se cascaron un vídeo para celebrar la proeza. Unas señores trazas y unas actuaciones de Oscar Goya fructificaron en un imperdible que bien podría titularse “Los machos cantan e inundan la pantalla de testosterona”. Poniéndolos y lo demás son tonterías.

P.D Olviden lo anterior, lo publico solo porque sale Hicks.