Para la edición española del tan abisal como deliciosamente elaborado “El entrenamiento del Portero” de René Taelman tuvieron la ocurrencia de escoger a Zubizarreta. Imagino que su movilidad reducida sobriedad beneficiaba el trabajo del cámara.

Por suerte el resto del manual estaba ilustrado con fotografías del muy estiloso Michel Preud’Homme.

En esta sin embargo vemos al prodigio en indecorosa posición. Quien sabe si entrenando la postura para días de goleada.