De como acordarse hasta del utilero para una gracia y olvidar a Firuletinho

Vía: The Guardian